Todas las entradas por Revista La Cicuta

¿Qué hacer con el alza de matrículas?

 

Camila Sabogal
Estudiante de Filosofía y Literatura

Terry Eagleton en un artículo que escribe para The Chronicle establece el fin de la universidad a partir de la privatización de esta. En este, Eagleton habla propiamente de la universidad en Inglaterra, si bien, sus afirmaciones parecen exageradas y giran en torno a un pesimismo académico, hay un elemento que es posible contrastar con la situación presente que vive particularmente La Universidad de los Andes.

            El autor habla de cómo con la privatización de la educación, los intereses y los roles de cada quien se vuelven distintos. Por un lado, los profesores dejan de tener prioridades educativas para concentrarse en investigación –pues es lo que da más plata- y como resultado de lo anterior se vuelven ‘gerentes’ ya que su función gira en torno a conseguir ingresos para financiar las diferentes investigaciones. Además adquieren responsabilidades administrativas que antes no tenían, consumiendo más de su tiempo. Por otro lado, los estudiantes se vuelven los ‘clientes’, los que adquieren los servicios de la Universidad.

            Ahora bien, la situación no tiene que ser tan mala como la plantea Eagleton. No creo que sea el fin de las universidades por su carácter privado, puede ser solo un llamado para el cambio. Cuando uno empieza a estudiar en la Universidad de los Andes, de entrada acepta que es una universidad privada, uno tiene plena conciencia de que va a pagar la matrícula más cara en el país. Sin embargo, con la reciente noticia de que la matrícula subió a 16.344.000, ya no parece ser tan fácil estar dispuesto a pagarla. En parte porque cada vez se siente menos como una Universidad. Esta nos recuerda constantemente que es una empresa y que busca crecer. La voz de los estudiantes y profesores parece quedar de lado en los planes de crecimiento y proyección. Con nuevos edificios y nuevas sedes, los profesores ya no tienen tiempo para los estudiantes y los estudiantes, esperando no demorarse tanto y no tener que seguir pagando la matrícula más cara del país, se llenan de créditos al punto de no tener tiempo ni para darse cuenta de qué pasa alrededor.

            Entonces, si la Universidad nos va a seguir recordando que es una empresa y que quiere crecer a más no poder, tal vez debemos recordarle que nosotros somos sus principales clientes, no solo porque la universidad debe estar en función de los estudiantes, sino porque somos la principal fuente de financiación. Como clientes debemos exigirle a la universidad que deje de pensar en ella sin nosotros. Que deje de tomar decisiones sin nosotros. Como clientes somos miembros activos, estamos invirtiendo nuestro dinero aquí, por lo que la Universidad nos debe rendir cuentas y nosotros debemos evaluar el funcionamiento de ésta, tal como en una empresa.

            Podemos hacer lo anterior y ponernos en el papel de clientes para que la Universidad nos oiga, puede que eso debamos hacer. Pero no debemos olvidar que seguimos siendo estudiantes, y como tal debemos tomar este momento y utilizarlo para pensar a fondo en qué falla el modelo educativo mundial alrededor del cual la Universidad se proyecta. Siempre me ha molestado que la universidad nos meta hasta por los ojos que se caracteriza por educar profesionales emprendedores e innovadores, pues tiene en el fondo un concepto de desarrollo que puede ser problemático; pero de pronto, es el momento de mostrar ese carácter innovador. Es el momento de un cambio. Es el momento de que la universidad sea consciente de que no se debe parecer tanto a un centro comercial, con sus pautas publicitarias y sus departamentos de marketing, y deba volver a pensar en modelos educativos. Que no tengamos que mirar tanto otros modelos sino pensar en uno propio que destaque las necesidades de su entorno.

            Eagleton destaca que la universidad medieval se caracterizaba por ser una que respondía a necesidades de su entorno –claro, fundamentado en un carácter religioso-. Tal vez, debamos volver la mirada y pensar qué clase de educación necesita nuestra sociedad, qué estrategias podemos pensar para disminuir la desigualdad, cómo concientizar y visibilizar los casos de violencia de género o discriminación sexual, cómo generar un entorno universal que caracterice la sociedad que queremos construir.

            En últimas, tal vez sea un momento para recordarle a todos qué quiere decir estar en una Universidad y qué implica esa universalidad. Es pensar en nuevas formas de comprendernos, es reflexionar sobre el conocimiento que producimos, es pensar juntos para dónde vamos y cómo vamos. Es el momento de recordarle a la Universidad que en la Universidad no pueden ser unos arriba, que no es universidad sin estudiantes ni profesores, que no nos deben dar por sentado, que tal vez podamos tomar mejores decisiones que realmente afecten de manera positiva el modelo educativo actual.

            Por lo  mismo, invito a todos los estudiantes y profesores a hacer parte de los diferentes eventos que se llevarán a cabo esta semana alrededor del alza de matrículas. En el siguiente enlace está una nota de vice sobre la situación actual y la agenda de esta semana: https://www.vice.com/es_co/article/bj74kw/estudiantes-universidad-de-los-andes-protesta-precio-matricula-astronomica-bogota-vice

Anuncios

XV Muestra de estudiantes de filosofía

XV muestra de estdiantes

La Revista La Cicuta, revista de estudiantes del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes, se alegra en invitarlos y a discutir en la XV Muestra de estudiantes de filosofía este jueves dos de noviembre.

Contaremos con las ponencias de cuatro estudiantes, cada una de distintas áreas de la filosofía. La idea es que nos acompañen en este espacio dedicado a que los estudiantes, ya sea de pregrado o de posgrado, presenten sus trabajos que han realizado durante el semestre o su carrera en la universidad, como también de cualquier otra índole.

La agenda de la muestra junto con los abstracts de las ponencias pueden encontrarla aquí: XV MUERTRA DE ESTUDIANTES DE FILOSOFÍA

Cualquier inquietud no duden en contactarnos en Facebook, o al correo lacicuta@uniandes.edu.co
Atentamente,
Comité editorial Revista La Cicuta.

Lanzamiento VII Edición

la cicuta 1

La Revista La Cicuta, revista de estudiantes del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes, se alegra en invitarlos a su evento de lanzamiento de la VII edición, Ciencia y Filosofía: Censura y Difusión.

Una etapa clave del proceso científico es, sin duda, la difusión del conocimiento producido. En esta etapa, la dimensión social de la creación de conocimiento es ineludible. Consideraciones de tipo ético, político o práctico, entre otras, aparecen a la hora de enfrentarse a la difusión del conocimiento, afectando no solo los medios y las formas de esa difusión, sino incluso sus contenidos. En este conversatorio discutiremos algunas de estas consideraciones, particularmente para el caso del conocimiento científico, desde distintas perspectivas, con el objetivo de abrir un espacio de discusión acerca de las características de la difusión del conocimiento y del papel que los distintos agentes sociales tienen en este proceso.

El evento se realizará en el marco de los 60 años del departamento de filosofía de la universidad. Asimismo les compartimos la agenda por si están interesados en alguno de los eventos que se realizaran con motivo de la celebración.

Agenda

Esperamos su participación.
Cualquier inquietud, duda o pregunta escriban a lacicuta@uniandes.edu.co. Asimismo, pueden contactarse directamente con el departamento de filosofía de la universidad.
Atentamente,
Comité editorial Revista La Cicuta.

Convocatoria: VIII Edición


La Revista La Cicuta, revista de estudiantes del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes, está preparando su octava edición. Una vez más los invitamos a que envíen sus textos y se animen a participar de la exposición e intercambio de ideas con otros estudiantes y profesores.

Para esta edición, la convocatoria está abierta para las siguientes categorías:

  • Artículos: principalmente ensayos, comentarios o reseñas de publicaciones filosóficas recientes.  También aceptamos textos más ligeros de carácter filosófico para abordar temas sociales, culturales o literarios.
  • Propedéutica: textos reconstructivos que sirvan como guía para la lectura e interpretación de pasajes o argumentos presentes en obras influyentes de la historia de la filosofía.
Visítienos en: revistalacicuta.com
Esperamos su participación. Los requisitos formales de los textos se encuentran adjuntos en este mensaje. Los requisitos formales de los textos pueden ser consultados en el siguiente vínculo: Requisitos Textos.
Por favor envíen sus textos en formato Word a lacicuta@uniandes.edu.co. Asimismo, ante cualquier inquietud o pregunta, pueden escribir a este correo.
Atentamente,
Comité editorial Revista La Cicuta.

Silencio

Lina V. Ortega
Estudiante de Literatura

En su pieza no había televisor, por eso entró a la mía.

—Linda, ¿me dejas ver televisión acá?

Yo me corrí y le hice espacio en la cama.

—¿Y me dejas cambiar el canal?

Dijo mientras cogía el control. Luego de cambiar canales un rato le subió el volumen al televisor. Muy duro. Tan duro que si mi mamá hubiera estado en la casa seguro me regaña. El volumen me estaba molestando, me retumbaba en la cabeza pero me quedé callada. Nunca he sido de las que les gusta hablar, mucho menos quejarse, ¿para qué? Yo mejor me ahorro los problemas, las discusiones.

Por eso fue que me sorprendí cuando empecé a gritar. Gritaba tan duro que parecía que estaba intentando pasar el volumen del televisor. Pero no sirvió de mucho tampoco, a pesar de que yo gritaba con todas mis fuerzas, el televisor ahogaba mis gritos.

Cuando se fue apagó el televisor. Yo ya había dejado de gritar y el silencio se lo tomó todo. Un silencio que me pesaba en los oídos y que se quedó conmigo incluso cuando empecé a llorar. Llegué llorando a donde mi papá pero no le dije nada. Las palabras ya no me salían, ahora el silencio se lo tragaba todo.

Hablar. Hablar luego de eso es difícil y más si uno es de las que no les gusta pelear. Más cuando el silencio ya te atrapó y aunque duele en cierta forma también reconforta. El problema es la gente alrededor, ellos se dan cuenta cuando a uno le pasa algo.  Por eso le conté a mi mamá al final, ella me lo sacó. Fue unos meses después ella la que me animó a denunciar. Pero lo mismo, uno abre la boca y es para problemas. Mejor me hubiera quedado callada, así me ahorraba la angustia de tener que andar por este pueblo amenazada. Lo mejor que uno puede hacer es dejar que el silencio se lo tome todo. Si no, todo termina siendo inútil, como intentar superar el volumen del televisor con gritos.


El grupo Las Troyanas surgió como una iniciativa estudiantil con el fin de hacerle frente a la necesidad de poner en contacto a los estudiantes de la Universidad de los Andes con la realidad nacional desde diferentes puntos de vista, pero sobre todo desde el punto de vista del quehacer literario. El grupo decidió enfocarse en la violencia sexual en el conflicto armado en Colombia y en reescribir las denuncias de las víctimas de dicho delito proponiendo diferentes estrategias narrativas que buscaran distanciarse del formato del testimonio usado en los informes del Centro de Memoria Histórica y de las testificaciones usadas en las denuncias judiciales. Esto con el fin de que los testimonios de las mujeres víctimas, por lo general impactantes y crudos en cuanto a los hechos que relatan, puedan ser leídos sin generar el impacto y rechazo que en ocasiones pueden generar en las personas y, en tal medida, inviten al lector para que entre en contacto con las historias de esas mujeres.

Adicional a lo anterior, la reescritura de los testimonios también pretende, en su búsqueda por narrar de formas alternativas la violencia sexual, invitar a la reflexión sobre otros elementos que son intrínsecos a ella pero que por lo general son dejados de lado u omitidos porque no son tan evidentes o impactantes como el mismo hecho de la violación, tales como: el silencio que guarda la víctima como resultado del estigma social, el uso de la violencia sexual como instrumento político, la complicidad entre la comunidad de la víctima y el victimario, por poner algunos ejemplos. En tal medida, a la par que el grupo busca poner en contacto a los estudiantes de los Andes con la realidad nacional, también busca generar espacios donde los testimonios de las víctimas sean conocidos y, a partir de ello, se genere una discusión y reflexión sobre la violencia sexual en nuestro país.

https://www.facebook.com/troyanasuniandes/

Convocatoria: VII Edición

Revista La Cicuta, revista de estudiantes del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes,  está preparando su séptima edición. Una vez más los invitamos a que nos envíen sus textos y se animen a participar de la exposición e intercambio de ideas con otros estudiantes y profesores.

septima-edicion2-page-001
Para esta edición, la convocatoria está abierta para las siguientes tres categorías.
  • Artículos ensayos, comentarios o reseñas de publicaciones filosóficas recientes.  También buscamos textos más ligeros que usen la filosofía para abordar temas sociales, culturales o literarios.
  • Propedéutica: textos reconstructivos que sirvan como guía para la lectura e interpretación de pasajes o argumentos difíciles presentes en obras influyentes de la historia de la filosofía.

 

Visítienos en: revistalacicuta.com
Esperamos su participación. Los requisitos formales de los textos se encuentran adjuntos en este mensaje. Los requisitos formales de los textos pueden ser consultados en el siguiente vínculo: Requisitos Textos.
Pueden enviar sus textos en formato Word a lacicuta@uniandes.edu.co. Asimismo, ante cualquier inquietud o pregunta, pueden escribir a este correo.
Atentamente,
Comité editorial Revista La Cicuta.

La maldita ciudad era la misma

Libardo Gómez
Estudiante de Literatura

El maldito pueblo era el mismo. Los caminos cortos, el suelo seco, los hombres trabajando y las mujeres tiradas, ahí, todas boniticas, linditas, dispuestas a darle a uno todo. Pero ella no era así. En el Bagre las mujeres no eran como ella. Esa hembra no era así.

Yo sabía que su esposo se había ido. Yo sabía cómo entrar, al fin y al cabo era techo de zinc. Yo había pensado entrar desde antes. Ya la había visto una noche, y yo tenía ganas. Yo necesitaba eso que ellas le dan a los machos como yo. Pero ella era esquiva. Dizque porque su esposo la amaba y sus dos hijos eran todo lo que tenía. Yo estaba y el esposo no. Yo quería y ella no. Pero yo tenía ganas.

Esa noche salí y tome unas polas con los socios. Me aburrí a eso de la una de la mañana y me fui hasta su casa. Sabía que ella estaría ahí, sin esposo, ni guardian, ni policia. Ella estaba ahí y yo con ganas. Pero ella era del Bagre y no me iba a dejar.

Seguir leyendo La maldita ciudad era la misma

Movilizaciones estudiantiles

Mariana Sanz de Santamaría
Estudiante de Derecho 

Porque si no desequilibran el estado de cosas e incomodan a los dirigentes, entonces estaríamos condenados a una ciudadanía conformista, pasiva y por tanto oprimida, aceptando el condicionamiento de nuestro futuro a las voluntades y tiempos de los mismos de siempre.

Es probable que de un año para acá me haya obsesionado con la construcción de paz. No pasa un día en el que no lea algún artículo, columna o texto sobre el conflicto armado colombiano y el proceso de diálogo. Le he hecho cercano seguimiento a cada punto acordado. Absolutamente todo lo relaciono con la paz, con la reconciliación o con la guerra. Pues grata ha sido mi sorpresa que no estoy sola en esta obsesión y que esta obsesión tiene otro nombre: activismo.

 Poco se le ha reconocido a los movimientos sociales por su labor indispensable en construir reivindicaciones y supremacía de los derechos de todos. No es en vano que el derecho a la huelga y a la manifestación haya sido uno de los más peleados y tardíos en ser reconocidos: su poder genera ansiedad a la clase política. Colombia tiene una larga historia de movilización social cuyas victorias se ven plasmadas en la Constitución del 91. Sin el activismo del campesinado, las mujeres, los indígenas, los trabajadores (entre muchos otros) no tendríamos ni la mitad de los derechos que ellos lograron alzar a fundamentales. Claro, sin desconocer que el contexto y las circunstancias particulares de cada momento jugaron un gran papel en estos cambios. Las libertades sindicales, de asociación, de expresión, el derecho a la propiedad de la tierra, así como su función social, la participación política incluyente, el reconocimiento de la mujer, a los indígenas…. El derecho a la paz. A pesar de esas victorias formales, muchos de estos no son del todo garantizados y son, por lo contrario,  aun vulnerados; obligándolos a seguir movilizándose por su reivindicación.

Seguir leyendo Movilizaciones estudiantiles

El formulario

 

Angélica Cocomá
Estudiante de Derecho y Filosofía

Yo siempre he sido una campesina muy rara. Miré hacia abajo y vi que decía “Formato único de noticia criminal“. Me quedé mirando las letras sobre el papel y me puse a recordar cómo había llegado hasta aquí. ¿Por qué cuando me amenazaron yo volví a acudir al Estado a pesar de que nunca me dieron garantías reales? Me di cuenta que algunas letras estaban corridas en el formulario, como si hubieran sacado las fotocopias de afán. Fue ahí cuando comencé a entender porqué yo sentía un vacío en cada proceso, en cada conversación con el Estado. Me decían que no habían podido reunirse. Que tenían mucho trabajo. En últimas, que no había tiempo. Y eso era lo que yo necesitaba. Sí, tiempo.

Seguir leyendo El formulario

El papel social del filósofo: PONENTES

Aquí encontrarán una breve descripción de los ponentes de nuestro evento de lanzamiento de la VI Edición.

 

diego-pineda

Diego Antonio Pineda es licenciado en Filosofía, Magister en Filosofía y Doctor en Filosofía, de la Pontificia Universidad Javeriana (Bogotá, Colombia). Además es Magister en Educación de la misma universidad, donde es profesor desde hace más de 25 años.

Actualmente es Profesor Titular y Decano Académico de la Facultad de Filosofía de la Pontificia Universidad Javeriana. Ha sido también Director de la Carrera y la Licenciatura en Filosofía y Director (E) de los Posgrados en Filosofía (Maestría y Doctorado).

También se ha desempeñado ocasionalmente como profesor en diversos postgrados de Educación y Filosofía en universidades como: la Universidad Sergio Arboleda, la Universidad Distrital Francisco José de Caldas y la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC), de Tunja.

Ha sido autor de múltiples textos escolares (en las áreas de ética, ciencias sociales, democracia y competencias ciudadanas) para las editoriales Norma y SM en Colombia. También es autor de la introducción, selección de textos y organización de actividades del libro “Cinco aventuras de Sherlock Holmes”, de la colección “Biblioteca Escolar de Filosofía” de Ediciones Siruela de Madrid (España).

Hizo la traducción y adaptación para Colombia de todas las novelas del Programa “Filosofía para Niños”, escritas por Matthew Lipman. Adicionalmente ha publicado cuatro novelas filosóficas para niños de su autoría.

Cuenta con numerosos artículos y publicaciones entre los que destacan: “La teoría aristotélica de la percepción”; “La filosofía y su vocación educadora”; “A propósito de Sócrates”; “Moral y educación: algunos aportes a partir del pensamiento de John Dewey”‘; “Filosofía para niños: un reto en la educación del pensar”.

Ha publicado varios libros sobre temas filosóficos y educativos en Colombia, numerosos artículos filosóficos, y capítulos de libros en colaboración, en España, México, Venezuela, Brasil, Chile y Argentina. Ha participado en congresos sobre Filosofía Antigua, Enseñanza de la Filosofía, Filosofía para niños, Educación para la Democracia, entre otros, en Colombia, Ecuador, Brasil, España, Argentina, Venezuela, Chile, México, Estados Unidos y Bulgaria. En 1999 fue invitado como “Visiting Scholar” al “International Workshop in Philosophy for Children”, en New Jersey, U.S.A. y en el 2005 fue invitado especial de la UNESCO para el “Día Mundial de la Filosofía” en Santiago de Chile.

Sus áreas de interés son: la filosofía antigua, en particular Aristóteles, pragmatismo, en particular Dewey; y la Filosofía para niños.


14591593_1315713858439754_8142284192080037367_n

Rodolfo Arango, abogado de la Universidad de los Andes donde tambié hizo estudios en Filosofía, Magister en Filosofía de la Universidad Nacional, Doctor en Filosofía de la Universidad de Kiel. También cuenta con posdoctorado en de la Fundación Alejandro Von Humboldt.

Actualmente, es profesor titular del Departamento de Filosofía de la Universidad de los Andes. Se ha desempeñado como Magistrado Auxiliar de la Corte Constitucional y ha particiapado activamente en la política nacional. También cuenta con una columna semanal en el periódico El Espectador.

Ha sido autor de textos como: “Democracia social. Un proyecto pendiente” (2012)  “El concepto de derechos sociales fundamentales” (2012) “Derechos humanos como límite a la democracia. Análisis de la Ley de Justicia y Paz” (2008) “Filosofía de la democracia: fundamentos conceptuales“(2007) “Derechos, constitucionalismo y democracia” (2004).

Sus áreas de interés son: republicanismo, solidaridad, democracia y derechos humanos y fundamentales.


14713616_10154030595832444_88951473499046644_n.png

Juan Esteban Guevara es egresado del programa de Filosofía con opción en Estudios Literarios de la Universidad de Los Andes. Durante su pregrado fue becario del programa Quiero Estudiar y director co-fundador de la Revista La Cicuta durante sus primeras tres ediciones. Posteriormente publicó allí un ensayo titulado “Sobre la superficialidad como posición de displicencia por la verdad y el porqué de su condena“, en el que explora el fenómeno de la superficialidad (el cual sigue sin entender) a la luz de autores como Aristóteles, Harry Frankfurt, y Hanna Arendt. También ha escrito un artículo sobre el rol de la imaginación en el marco de la ética de Spinoza y de la escuela estoica que está próximo a ser publicado (o al menos eso espera).
.
Actualmente procura entregar su trabajo de grado para el título de Mágister del mismo programa en la misma universidad, titulado de manera provisional como “Nietzsche y la filosofía como ejercicio“, en el que sigue los pasos de Pierre Hadot en la re-comprensión de la filosofía como forma de vida. Se desempeña como docente de filosofía y ética para estudiantes de bachillerato, en donde dice haber encontrado un excelente espacio para el cuestionamiento y la re-configuración del rol del filósofo y del papel del quehacer filosófico en una sociedad en conflicto.